Hormigas y antibióticos

Leave a comment
 

¿Qué relación puede existir entre las hormigas y los antibióticos?

Partiendo de la afirmación de que todos los especímenes vivos del planeta pueden ser atacados por bacterias y que los seres humanos fabricamos fármacos para defendernos de las infecciones antimicrobianas, nos preguntamos ¿cómo se protegen los animales ante estos ataques?

Muchos de los animales sobreviven a estas agresiones produciendo sus propios antibióticos para combatir el ataque de bacterias de forma absolutamente natural, como por ejemplo las hormigas.

 hormiga y antibióticos 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) viene advirtiendo desde hace años que uno de los mayores desafíos para la salud de nuestros tiempos será la resistencia a los antibióticos, cada vez es mayor la resistencia de especies bacterianas a los antibióticos, poniendo en peligro el progreso de la medicina moderna y principalmente a aquellas personas que ya han desarrollado resistencias a los antimicrobianos disponibles en la actualidad.

Ante esta preocupación se están desarrollando investigaciones al respeto, explica el director Clint Penick sobre un estudio realizado por investigadores y académicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Raleigh (EE.UU.), donde expone que muchas especies de hormigas producen antibióticos muy potentes y podrían ser utilizados para combatir varias enfermedades humanas.

En este estudio publicado por la revista Royal Society Open Science, comprobó que los patógenos y parásitos realizan fuertes presiones selectivas sobre los animales sociales, debido a sus condiciones de vidas cerradas entre ellos y a la alta relación genética entre los componentes del grupo.

A diferencia de otros insectos, todas las especies de hormigas son sociables, se mueven y habitan por superficies propensas a gran diversidad de bacterias patógenas y hongos por tanto, han desarrollado secreciones antimicrobianas para la defensa de patógenos cuya función es similar a nuestros antibióticos aunque no todas las produzcan de la misma manera.

Curiosamente,  la hormiga ladrona (Solenopsis molesta), de las más pequeñas del ensayo, fue la que registró actividad antimicrobiana más fuerte de las 20 especies examinadas.

La entomóloga de la Universidad Estatal de Pensilvania Margarita López Uribe (coautora del estudio) expone que hace aproximadamente 100 años que los humanos utilizamos los antibióticos y actualmente los patógenos generan tan deprisa resistencias a los mismos, que nosotros en descubrir nuevos antibióticos para combatirlos y dice: “La relación entre patógenos y antibióticos en las hormigas es mucho más equilibrada, no hay abuso, por lo que la presión discrecional sobre los patógenos es menor y el avance de resistencias es menos problemático”.

El abuso generalizado de la población en la utilización de antibióticos abusivos, innecesarios y sin prescripción médica está provocando que sean cada vez menos eficaces ante una agresión bacteriana. Además algunas bacterias van mutando y creando sepas “súper” resistentes.

Conocer cómo estos insectos dominan los patógenos sin crear resistencia, podría prometer alternativas al uso de antibióticos en los humanos y podrían tener la clave para ayudarnos a obtener nuevos antimicrobianos para los seres humanos en un futuro.

De todas formas, este equipo de investigadores señala que aún queda un largo camino a recorrer para poder determinar qué sustancias tiene un efecto antibiótico en las hormigas y poder convertirlas en el comienzo de posibles nuevos antibióticos que combatan enfermedades humanas.

Video publicado por la OMS: Como utilizar correctamente los antibióticos

Fuentes: Publicación revista del estudio Royal Society Open Science, OMS

Leave a Reply

*

code